Institutional

Prof. Alberto Soriano

(adapted from León y Aguiar, 1999. Bol. Soc. Arg. Bot. 34 (1-2): 125-126).

Alberto Soriano fue Profesor Emérito de la UBA, Investigador Superior del CONICET, fundador y director del IFEVA y de la Escuela para Graduados de la Facultad de Agronomía, Socio Honorario de la Asociación Argentina de Ecología y miembro de la Academia Nacional de Agronomía y Veterinaria (desde 1975) y de la Academia Nacional de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales (desde 1981). No es casual que fuese miembro de ambas academias ya que uno de los aspectos más significativos de su trabajo fue el de realizar aportes originales a varias ramas de la biología, partiendo de la Agronomía.

Se graduó en la Facultad de Agronomía (UBA) en 1942, con medalla de oro. Fue profesor en la Universidad del Litoral e investigador del Instituto de Botánica del Ministerio de Agricultura y Ganadería. Desde 1957 fue Profesor Titular de la Cátedra de Fisiología Vegetal y Fitogeografía en la Facultad de Agronomía (UBA). Sus primeras exploraciones de la flora patagónica, en los '40, fueron motivadas por un objetivo estrictamente botánico y culminaron en 1956 con la publicación de la primera descripción completa de la fitogeografía patagónica. Más tarde concentraría sus esfuerzos en el estudio de la estructura y el funcionamiento de las estepas patagónicas.

En 1950 Soriano obtuvo una beca Guggenheim para trabajar en el Instituto Tecnológico de California bajo la dirección de Fritz Went. Durante la década del 60 consolidó su interes por estudiar las malezas de los cultivos desde una perspectiva ecofisiológica y ecológica. En los años 70 lideró los esfuerzos por caracterizar la productividad de los pastizales en Argentina dentro del marco del International Biological Program.

A principios de los '80 condujo dos emprendimientos fundamentales en su carrera. El primero, el Programa de Productividad de Sistemas Agropecuarios (PROSAG) del CONICET, que funcionaba en la Facultad de Agronomía y fue el antecedente del IFEVA. El segundo, la creación de la Escuela para Graduados en la Facultad de Agronomía, de la cual fue director hasta fines de 1997.

Más allá de su labor profesional, quienes lo conocieron bien destacan al hombre privado, al Soriano íntimo: recuerdan su versación literaria (frecuentemente leía en el idioma original), sus amplios conocimientos musicales, su curiosidad por los fenómenos sociales o religiosos, históricos o actuales. Tenía también una gran energía para el trabajo, una curiosidad infinita por comprender los fenómenos de la naturaleza y una tremenda generosidad intelectual.

El profesor Alberto Soriano falleció el 21 de octubre de 1998 después de una dolorosa enfermedad que lo obligó a ausentarse de su laboratorio desde mayo del mismo año. Dejó un legado que causa admiración: una Cátedra, una escuela para graduados y un Instituto en el que trabajan 75 personas, 40 profesionales que fueron sus discípulos y que desarrollan estudios doctorales en todas las geografías del mundo.

A. Soriano's complete publications list.